Se presentó en Madrid el libro "Preparando el camino de los nuevos tiempos. Una mirada humanista sobre el aprendizaje"

 

El pasado 31 de mayo en el Instituto Tirso de Molina se presentó el libro "Preparando el camino de los nuevos tiempos. Una mirada humanista sobre el aprendizaje".

Invitadas por la asociación de padres del instituto y por el equipo COPEHU Madrid, integrantes de COPEHU Argentina compartieron la experiencia llevada adelante en diversos países de Latinoamérica.

La presentación estuvo a cargo de Andrea Novotny, coautora del libro donde se desarrolla la teoría del aprendizaje intencional junto con la investigación y la recopilación de trabajos y testimonios de niños y jóvenes.

Con la participación de padres, estudiantes y profesores el intercambio posterior abordó temas como la necesidad de transformación de la educación pública en cuanto a su sentido más profundo; los niveles de

violencia y las dificultades que enfrentan todos los sectores de la comunidad educativa y se reconocieron como parte de un proceso de cambio ya lanzado los ejemplos de escuelas públicas madrileñas que trabajan con metodologìas

innovadoras.

Una Corriente que propone la creación de atmósferas espirituales de libre elección... Atmósferas en las que el niño - así como el joven y el adulto - pueda no sólo aprender a encontrar y relacionar la informaciónque necesita, pueda

aprender a pensar, aprender a desarrollar su afectividad y sus capacidades físicas para aprender a conocer y desarrollar su mundo interno, a conectar con sus guías internos, a preguntarsey encontrar las propias respuestas a los

grandes temas de la inmortalidad y lo sagrado, de la existencia y su sentido, libremente y en conjunto con sus coetáneos. En este punto nos apoyamos en las propuestas

y experiencias del Mensaje de Silo.

 fotos

 


 

El Parque Navas del Rey ha acogido el sábado 27 de mayo un taller de aproximación a la Lúdica con 10 participantes.  Jugamos mucho y jugando, de una manera más libre que en lo cotidiano, se expresaron los comportamientos que marcan el patrón de cada uno de los participantes. De esta forma descubrimos en nosotros mismos actitudes que, en otros momentos, quedan escondidas por las circunstancias que nos rodean pero que en el juego se revelan cuando chocan con las reglas o se salen del tono general.Las ganas de jugar fueron aumentando a medida que jugábamos, durante las 4 horas que duró el taller y más aún al descubrir el interés de llevar esta actitud a la vida diaria. Se trata de saber lo que queremos conseguir y el juego que empleamos para llegar al objetivo, con sus reglas y sin salirse del tono que marcan las circunstancias. Esta toma de contacto con la actitud lúdica, la posibilidad de vivir la experiencia cotidiana como un juego en el que siempre se aprende, sin dramatizar y con proporción, resulta un descubrimiento de mucho interés

fotos del taller